Que me quieras

Autora: Merrit Tierce. Editorial: Blackie Books. Páginas: 216

Antiheroína Made in USA

Kafka dijo una vez lo siguiente: “Pienso que sólo debemos leer libros de los que muerden y pinchan. Si el libro que estamos leyendo no nos obliga a despertarnos como  si recibiéramos un puñetazo en la cara, ¿para qué molestarnos en leerlo?, ¿para qué seguir con él? “. Que me quieras  no va a dejar de morder y pinchar  durante todas sus pàginas. Vamos a tener que digerir una constante sucesión de derechazos directos a la capacidad de comprensión del lector.

Marie es un personaje a la deriva. Ha sido madre adolescente y ha perdido la custodia de su hija.  Su vida no es  fácil. Trabaja como camarera de manera intachable y sus vías de escape son los devaneos con el sexo y las drogas. Sabe que no es feliz pero no se le ocurre ninguna manera de poder variar el rumbo a corto plazo.

Durante la obra nos preguntamos  por qué la protagonista no es capaz de abandonar los comportamientos autodestructivos. Pero Tierce no nos dice la respuesta a propósito. Ella solamente va a hablar de hechos consumados, de consecuencias, pero no quiere enlazarlas con las posibles causas ni juzga a su personaje. Marie se comporta así porque dadas sus circunstancias es la elección que ha tomado. Asume el caos y se deja llevar, pero plantando cara en la medida de lo posible  a los remordimientos y sin moralina. Es la perfecta antiheroína. La completa desmitificación de la figura del perdedor made in USA.

Este libro me ha recordado a Las lecciones peligrosas de Alissa Nutting porque su gran mérito es usar la literatura para hablar de aquello que está a las antípodas de nuestro pensamiento, aquello que nos estremece  e incluso puede escandalizar. En efecto, la autora consigue presentarnos lo políticamente incorrecto a través de  una narración literaria potente, honesta y en carne viva, sin caer en lo grotesco o sensacionalista. Y por eso mismo atrapa al lector cerrando la puerta de salida. Le obliga a pararse y pensar.  Y también le invita a  conectar con un personaje roto que tantea el suelo a ciegas para poder recomponer sus pedazos caídos.

A partir de ahora Tierce va a ser una autora a seguir de cerca. Su capacidad literaria se construye desde la autenticidad y la sencillez. Como decía al principio, notaremos que nos han pinchado, mordido y golpeado. Ojalá todos los libros pudieran conseguirlo de esta manera.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *