Cosas que los nietos deberían saber

Autor: Mark Oliver Everett. Editorial: Blackie Books. Páginas: 274.

Los chicos raros también molan

Si con 19 años te consideran el miembro de la familia más maduro, ocurren  dos cosas. Que tus padres y tu hermana mayor tienen problemas serios. Y que tendrás material para sacar un buen libro de memorias. Pues eso precisamente es lo que consigue Mark Oliver Everett, cantante y líder del grupo Eels con esta obra.

Con un padre genio de la física cuántica que apenas hablaba y una madre con serias dificultades para gestionar sus emociones, Everett y su hermana mayor crecieron sin apenas límites por parte de sus progenitores. El resultado fue que su hermana desarrolló una personalidad siempre al borde del abismo y que el autor tuvo que buscar desesperadamente una salida a todo su torbellino interior.

Y esa salida es la música. Es lo que le permite masticar y tragar por qué apenas su padre le ha abrazado durante su vida o por qué su hermana intenta suicidarse una y otra vez. El día a día de la familia Everett está plagado de  situaciones poco normales o directamente disfuncionales. La música, al igual que pasó con James Rhodes en Instrumental, es el timón que le permite al joven Everett mantener el barco a flote.

El autor nos recuerda que más que los triunfos, son las tragedias y los fracasos los que verdaderamente explican nuestra biografía. Cuando los aceptas, aprendes de ellos y continúas tu camino es cuando realmente avanzas como ser humano.

Pero Everett no pretende hacer un libro de autoayuda, Simplemente quiere decirnos: ” Eh, soy raro, me ha pasado de todo en la vida y he conseguido salir hacia delante. Puede que incluso haya aprendido a hacer las paces con la vida la mayor parte del tiempo. Sigo siendo un bicho raro pero miro las cosas con otra perspectiva”.

“Cosas que los nietos deben saber” desprende una sencillez y una autenticidad poderosas que hacen que caigamos rendidos desde la primera página.

No me extraña que los amigos del autor le insistieran tanto en que pusiera por escrito sus aventuras vitales. Y tampoco me extraña que el resultado se haya vendido como rosquillas, alcanzando no sé cuantas reediciones desde su publicación en 2008. Un libro así, sin duda, las merece.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *