Cómo ser marido

Autor: Tim Dowling. Editorial: Anagrama.  298 páginas.
La vida es así, no la he inventado yo
Cuando se llega al matrimonio, se cae en la cuenta que no nos han explicado bien cómo funciona. Como punto importante en la madurez de las personas, el matrimonio representa lidiar con cuestiones que hasta ese momento eran perfectas desconocidas: la relación con la familia del otro cónyuge, la decisión de tener hijos y la adaptación a la paternidad, la lucha por ganar el sustento económico para dos o más personas, etc.

Y mucha gente, la referencia más viva que tiene de la institución matrimonial y todo lo que conlleva es el “fueron felices y comieron perdices” que tanto le gusta vender a Hollywood. Dowling coge la sierra mecánica y descuartiza trocito a trocito esta idílica e infantil idea y es claro desde el principio: el matrimonio es un arduo trabajo en el que vas a fracasar mucho. No hay manual de instrucciones para su funcionamiento. No quedará otra que acudir al sistema ensayo-error para ir avanzando en su conocimiento.
El autor nos repite que el libro no es de autoayuda. Habla de su experiencia personal como marido y padre de tres hijos para que el lector tome conciencia de lo que se debe y en muchas ocasiones no se debe hacer para mantener un vínculo matrimonial sólido. Y lo hace siempre usando el humor como hilo conductor.
Dowling tiene claro que solamente con los dardos del humor acertará a dar en el blanco cuando nos hable de la masculinidad, la falta de comunicación entre  cónyuges, la pérdida de seres queridos y el crecimiento de los hijos, entre otros muchos temas. Porque el tono cómico del libro hace que el lector se sienta identificado con las situaciones reales que nos describe y pueda extraer sus propias conclusiones.
La obra cuenta con pasajes divertidísimos, como cuando prueba técnicas de acercamiento para mantener la relación en buen estado; cuando describe que una de las tareas básicas del marido es bajar las persianas y asegurarse de cerrar la puerta para ir a dormir o cuando pregunta a un reputado especialista en la materia como se puede ganar una discusión con su mujer.
No obstante, tras las gruesas capas de comedia siempre advertimos la fina textura  de la investigación y los estudios que realiza el autor. Dowling parte de la base de su propia experiencia pero trata siempre de sustentarla con opiniones de profesionales y estudiosos.
Este libro va a gustar a muchos porque Dowling nos demuestra que riéndonos de nosotros mismos podemos llegar a entender la idea clave para que todo matrimonio funcione: tomar conciencia de que el otro cónyuge por biología y genética es diferente a nosotros pero que tenemos la capacidad y la necesidad de superar las diferencias para crear un vínculo firme y duradero.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *